Homeopatía

Várices

Los primeros signos de trastorno que generalmente no dan sintomatología suelen ser la dilatación de las venas superficiales y esto puede durar años.

Varicosis – Várices

Trastorno caracterizado por la presencia de una o más venas varicosas localizadas generalmente en las extremidades inferiores (piernas), anormalmente dilatadas, elongadas y de curso tortuosos como consecuencia de la incompetencia valvular.

Frecuentemente se manifiesta entre los treinta y sesenta años de edad, en cerca del 30% de los adultos, aumentando la incidencia en mujeres embarazadas, sobre todo en aquellas que cursan por los 35 años de edad o más y en proporción de tres mujeres por cada hombre, pueden ser causadas por defectos congénitos de las venas, por congestión y/o aumento de presión venosa, también por defectos posturales como permanecer de pie por tiempo prolongado, por embarazo, tumores abdominales, obesidad y se ven agravados por el tabaquismo.

Los primeros signos de trastorno que generalmente no dan sintomatología suelen ser la dilatación de las venas superficiales y esto puede durar años. Una vez que se manifiestan los síntomas encontramos dolor quemante o ardoroso, edemas, calambres en los músculos de las piernas que se agravan al estar de pie y en regiones con temperaturas cálidas, en el caso de las mujeres por la menstruación. Al igual se suele percibir: dermatitis, eczemas, prurito, pigmentación negruzca de la piel y en casos extremos úlceras varicosas que pueden llegar a infectarse y son causa de grados variables de invalidez del enfermo, que ocasionalmente se asocian a trombosis venosa profunda y se agravan con uso de ropa ceñida.

Algunas enfermedades relacionadas con las várices pueden ser enfermedades arteriales, diabetes, obesidad, trombosis venosa profunda, cáncer, neuropatias periféricas (diabetes en adultomayor) que de forma indispensable deberán ser tratadas.

Las complicaciones más frecuentes son: hemorragias, tromboflebitis, eczema varicoso, lipodermatoesclerosis y úlceras venosas.

TRATAMIENTO

El tratamiento médico deberá ser indicado e individualizado para cada paciente y en casos crónicos, severos y con complicaciones mayores por especialistas.

El pronóstico siempre será mejor si aplicamos las medidas preventivas, evitando los tratamientos quirúrgicos. La terapéutica homeopática como lo es el caso del medicamento Var-med es eficaz para el tratamiento de este padecimiento y para aplicación tópica el Aceite de Witch Hazel.  Una alimentación baja en carbohidratos y sales, así como también el ejercicio adecuado y constante lo que permitirá tener  mejor calidad de vida.

El tratamiento preventivo no farmacológico consiste en periódicamente durante el día hacer elevación de las piernas y reposo de cinco a quince minutos cada tres o cada cuatro horas, sobre todo si se tienen factores de riesgo. El uso de medias o calcetín de compresión gradual que deben colocarse pro la mañana (antes de que se acumule el edema) y quitar por la noche antes de dormir. Evitar ropa ceñida y de telas sintéticas, no usar tacones de más de cinco cm de altura, ni realizar ejercicios de impacto y por supuesto bajar de peso en caso de ser necesario y para ello podrá incluir tratamiento para obesidad, Obesin, Cerezas, Icastic, evitar la vida sedentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *